Entrevistas

Nicolás Molina

Esta semana nos acompaña Nico, un joven de 20 años que a muchos de vosotros os resultará conocido. Miembro del equipo de La Sportiva, este granadino ha dado mucho de qué hablar, y aún le quedan muchos años de disfrute, triunfos y retos, como él mismo nos ha contado. Nico compatibiliza Carreras por Montaña con Skimo, y no podríamos decir cuál de los dos se le da mejor. Os dejamos con su entrevista para que lo conozcáis mejor de primera mano, esperamos que la disfrutéis.

  1. Hola Nico, gracias por acompañarnos esta semana en el blog. Para empezar, como viene siendo típico en estas entrevistas, nos gustaría que nos contarás cómo te iniciaste en el mundo de la montaña, tanto en el trail como en el skimo.

Siempre me han gustado todos los deportes, es algo que está unido a mí y que mi familia me ha incentivado a disfrutar desde pequeño.

Mis primeros pasos en la montaña fueron con unos 10 años junto al club de montaña al que actualmente pertenezco. Con esa edad no era como hoy en día y no se podía competir, pasaron varios años y, a los 14-15, me avisaron para ir a una carrera en la que se me dio bastante bien. Ese mismo año logré medallas en campeonatos de España, y al siguiente mi primer mundial. Con 16 años me llamaba mucho la atención el mundo del skimo, pero yo nunca había hecho esquí alpino ni nada parecido, aunque me motivaba mucho aprender y ser competitivo. Además, esto me permitiría no tener que estar corriendo todo el año y mantener una buena forma física en invierno.

Mi club, tras una fiesta en homenaje a los mundiales conseguidos corriendo, me consiguieron un equipo completo para que me iniciara y, a día de hoy, unos años después, he podido ser varias veces internacional con la selección nacional.

2. Si tuvieras que elegir un único deporte (CxM o Skimo), ¿con cuál te quedarías?

Me quedaría con el medio en el que los dos se practican, no sería posible decantarme por uno sólo.

  1. ¿Cómo organizas tus entrenamientos en ambas modalidades a lo largo del año?

De la manera más específica posible, dependiendo de si estoy en invierno o verano. En cuanto al verano tengo algo más de experiencia y, junto a mi entrenador, conocemos qué preparación necesito para rendir. En invierno me cuesta algo más pero, con un buen trabajo, en un futuro espero que la adaptación sea diferente.

  1. En la semana previa a una competición y en una semana de carga, ¿cómo repartes las cargas de entrenamiento?

Dependiendo de la posibilidad de descanso que tenga. En invierno suelo estar estudiando y teniendo actividades prácticas en clase, lo que quiere decir que tengo que cuidar algo más el no pasarme.

Normalmente me gusta sumar volumen, aunque sea a ritmos más específicos a la competición hasta pocos días antes de realizarla. A pie he hecho alguna tirada más larga unos 4-5 días antes. En invierno una semana antes, y en la semana de descarga meto más intensidad que a pie. También prefiero descansos activos, con una actividad suave, que descanso total. Suelo hacer algo muy suave dos días antes y activar el día previo.

Las semanas de carga en pretemporada me gustan mucho porque paso muchas horas en la montaña sin mirar tiempos, llego a meter unas 2-3 días de sesiones de fuerza y algunas series largas a ritmos cómodos. Al finalizar, si me apetece, meto algún estímulo de velocidad muy corto.

  1. Recientemente has realizado un reto que a muchos les puede parecer una locura: Completar el GR-240 Sendero Sulayr, con sus 300km y +11000, tras 90h 45′. ¿Qué te llevó a plantearte está auténtica aventura?

Así es, este año tenía un calendario que me motivaba mucho pero, tras lo ocurrido, había que reinventarse. Al acabar cada temporada he intentado algún record o actividad que no suelo hacer en periodo competitivo y, este año, tras la situación vivida, y al tener tiempo para demasiadas cosas, lo estuve planteando con un amigo y surgió la aventura.

Siempre he sido muy consciente del ir quemando etapas, cuidar el número de competiciones cada año, etc.. Tras valorarlo todo, me decidí a adentrarme en la aventura con los compañeros que me apoyarían de una manera distinta a lo que acostumbro, sin querer marcar un tiempo en concreto, disfrutando de la actividad de manera distinta.

Es un sendero que me haría seguir conociendo más a fondo Sierra Nevada y, posiblemente, un paso más a un proyecto final en el que haya pasado por los sitios más míticos. El año pasado ya recorrí durante la integral sus picos más altos y este año los he rodeado.

  1. ¿Cómo se ha desarrollado el reto y, sobre todo, cómo lo has vivido?

Era una incertidumbre cómo transcurriría, ya que mi cuerpo no había hecho algo de estas características, y nunca se sabe cómo puede reaccionar. Tras salir el sábado 11 de Julio a las 20.00 todo fue con normalidad. Sin embargo, en el km 150, tras unas molestias y llegar con sueño, tuvimos que adaptar los horarios de paso para poder descansar y dormir, fue el momento de más indecisión. Una vez llegados al refugio de La Polarda (km 200) con los horarios cambiados para poder dormir una noche, lo cual necesitaba, comenzaría el retorno a casa. Era el momento en el que dejaba de alejarme y comenzaba a volver, en esa vuelta caería una tormenta que nos dejaba a mi entrenador, que en el momento me acompañaba, y a mí empapados. Carlos, del equipo de apoyo CYF, vendría en contra con ropa de abrigo. Los kilómetros pesaban, pero finalmente llegaría al final, con mi familia y amigos que habían hecho distintos tramos conmigo. Allí me esperaba una tarta de tres chocolates, hecha por mi madre, lista para zamparme jejej.

Me he dado cuenta de muchas cosas a remarcar que creo que son muy positivas para mí y para la gente que me ha rodeado. En lo personal ha sido una locura inolvidable, he disfrutado y reído, sufrido, conocido sitios espectaculares, visto como pasaba el sol por mis ojos, salía la luna y se volvía a repetir una y otra vez, lluvia, frío, calor… No ser consciente ni de la hora que era ha sido de lo mejor, no tener horarios para nada y ver una fauna y flora en abundancia que nunca había llegado a ver.

  1. ¿Has tenido alguna lesión grave que te haya apartado tiempo de la montaña?

Hasta día de hoy no, cuento con el apoyo de la Clínica Pedro Reche en mi pueblo que me ayuda a prevenir posibles lesiones.

Entrenando también intentamos prevenir lo máximo sumando horas de volumen con roller o bici, y no todo con el impacto que tiene el correr. En invierno es muy positivo el hacer pocos kms a pie, te pones muy fuerte y el cuerpo regenera.

  1. De tus múltiples logros, no sólo a nivel competición, si tuvieras qué elegir tres, ¿con cuáles te quedarías?

Los mayores logros serían toda la gente que he conocido, lugares y todo lo aprendido.

Las competiciones motivan a entrenar y prepararte al máximo, pero una vez consigues cualquier logro y miras a tu alrededor, te das cuenta de lo realmente valioso.

  1. ¿Qué es lo más importante para ti, el camino que te lleva al objetivo o lograr la meta?

El camino es lo más importante, ese camino está acompañado de muchas cosas, no solo entrenamiento. Lograr la meta es el regalo a ese camino, la guinda del pastel, pero lo que llena a un deportista son las vivencias de cada día, cada entrenamiento y el sacrificio que te lleva a intentar conseguir esa meta. Puedes no conseguir un logro como tal, pero darte cuenta de que el camino no es como te hubiera gustado. En ese momento puedes mirar a tu alrededor y ver que el que ha llegado el de 100 si ha conseguido un logro de verdad.

  1. ¿Qué importancia tiene la alimentación para alcanzar tu nivel de rendimiento deportivo?

Me gusta comer de todo y bien, soy una persona que come mucha cantidad de comida, normalmente cuidando el ingerir una comida de calidad que es la que te hace tener una buena ‘’gasolina’’ y poder rendir y recuperar bien.

Tengo la suerte de que en el negocio familiar cuento con ‘’ La cocina de la X’’, en la que se sirve comida para llevar hecha por mi madre. Esa comida de calidad 100% es una de las claves.

  1. ¿De qué manera has enfocado el entrenamiento durante los meses de confinamiento para intentar perder la mínima forma posible?

Por primera vez desde que empecé en 2015, me he permitido poder hacer un pequeño parón y descansar algo, he seguido entrenando lo que me apetecía, por estar saludable y encontrarme bien, pero sin ningún objetivo de rendimiento.

He trabajado algunos aspectos que normalmente no se tiene tiempo para hacer.

  1. Debido a la situación actual, se han cancelado prácticamente todas las principales pruebas y calendarios a nivel nacional e internacional. ¿Cuál era tu principal objetivo para este 2020 atípico?

Como años anteriores, conseguir la plaza para el mundial y llegar en buenas condiciones a esa prueba. También habría hecho mis primeras pruebas de copa del mundo de skyruning y, al acabar la temporada, habría intentado un pico fuera de España.

Pocas competiciones, para rendir lo mejor posible, como había hecho otros años, pero con alguna prueba algo más larga de copa del mundo, para ir haciendo la transición que toca actualmente.

  1. El trail running te ha llevado a visitar lugares icónicos. ¿Hay algún objeto que sea imprescindible en tu maleta de viaje?

Creo que hay una sola cosa que me ha acompañado a todos estos lugares y no ha cambiado, la bandera de mi club. Siempre mi ha acompañado desde que empecé, aunque no sea una prenda que necesite como puedan ser unas zapatillas.

  1. Todo el mundo tenemos una frase que siempre se nos viene a la mente, o que, cuando la leemos por primera vez, ya no la olvidamos. ¿Cuál sería la frase que siempre va contigo?

Realmente no hay ninguna en concreto que pueda decirte, la unión de muchas frases podría definir algo que vaya conmigo.

Una vez dije que ‘’en la montaña tu pones el límite’’ porque es un lugar en el que normalmente estás sólo y puedes aplicar muchos valores. No necesitas demostrar nada, tú decides sin que el ‘’ego’’ esté presente, haciéndote ver que hay cosas que las haces por ti sin demostrar nada. Podría ser una frase que dice mucho.

  1. El Skimo cada vez es más conocido y, con ello, se va extendiendo más entre la práctica deportiva de la gente. ¿Qué le recomendarías a una persona que quiera iniciarse en él?

Que lo haga, es un deporte espectacular, un continuo aprendizaje, el medio es brutal y puede cambiar en cuestión de horas. Tiene ese todo que puede tener un deporte.

En los inicios puede ser difícil pero, una vez se empieza a aprender, no se para, hay que tener mucha calma y no frustrarse. Las horas que se le dediquen merecen mucho la pena.

  1.  ¿Qué se te pasa por la cabeza cuando estás en la línea de salida de una Copa del Mundo, ya sea de Skimo o Trail?

Muchas cosas, te acuerdas de todo, pero a la vez la mente está en blanco, guardando la máxima energía para, cuando acabe la cuenta atrás, dar el máximo.

Piensas en todo lo que hay detrás para poder llegar a estar en esa salida, alzas un poco la vista y estás rodeado de gente con el mismo deseo que tú. Hay una infinidad de sentimientos en esos momentos acompañados de mucha incertidumbre, nunca se sabe cómo transcurrirá todo, hay que confiar en el camino hasta esa salida ya que el trabajo está hecho y sólo queda lo ‘’fácil’’.

  1.  Un deportista siempre está en constante aprendizaje. ¿Qué aspectos crees que puedes mejorar, ya sea basado en tu estilo, estrategia… para mejorar y afianzarte definitivamente en la élite mundial?

Actualmente seguir como hasta día de hoy, seguir aprendiendo, y eso hará que inconscientemente hayas mejorado esos aspectos.

El estilo de hacer las cosas o estrategia va muy dentro de ti, tu manera de hacer las cosas y lo que crees que es lo mejor para conseguir lo que quieres. Hay que mantener lo que no falla pero estar abierto a escuchar consejos y ponerlos en práctica si es necesario.

  1. ¿Alguna anécdota que te haya sucedido estando en alta montaña, de esas que miras atrás y recuerdas con mucho anhelo?

Muchísimas, he pasado de todo, tanto sólo como acompañado. Recuerdo cuando comencé a indagar por las montañas de casa en la falda de Sierra Nevada y no las conocía, día tras día me perdía pero, poco a poco, cada vez podía volver más fácilmente, ya que iba conociendo cada vez más rincones de la montaña de casa. Pasó bastante tiempo hasta que podía salir y conocía cómo llegar a algún lugar en concreto.

A día de hoy, sigo de vez en cuando saliendo a la aventura en busca de nuevos rincones, me recuerda a mis inicios.

Para finalizar, ¿cómo describirías lo que significa para ti la montaña?

Libertad y respeto.

Categorías:Entrevistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s